Si el año pasado el lema elegido era evitar la obesidad infantil, y todos los esfuerzos iban encaminados a informar a las familias y los colegios para prevenir problemas futuros de nuestros hijos, en una edad en la que su organismo está alcanzando el máximo potencial, el de 2015 toma mayor interés si cabe para proteger su nutrición durante el desarrollo y primeros años en éste mundo, y su título no puede ser más explícito:

En el embarazo y lactancia, COMER BIEN ES EL MEJOR “TE QUIERO”.

La jornada estuvo organizada por FESNAD (Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética) con el apoyo del Ministerio de Sanidad, la Estrategia NAOS (come sano y muévete), y AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición).

Se aconseja que la alimentación de la mujer durante los mencionados periodos incluya todos los grupos de alimentos en la cantidad y calidad adecuada, para evitar carencias nutricionales en ella y, lo que es todavía más importante, para que no repercutan negativamente en el desarrollo, intraútero primero y como lactante después, del niño.

Ello incluye, si es posible, planificar el embarazo con anterioridad, para la suplementación con ácido fólico desde unos meses antes hasta los primeros de la gestación, aspecto actualmente asentado y asumido, pero que costó más de 25 años su implementación, a pesar de lo fácil e inocuo que era evitar problemas de regresión caudal. Algo semejante ha sucedido con el yodo, aunque en éste caso fueron pocos los años para convencer que el retraso intelectual en los niños de madres deficitarias era fácilmente prevenible.

Las formas de cocción sencillas, que facilitan la digestión de los alimentos, evitar toxiinfecciones alimentarias tomando las precauciones adecuadas en la preparación y consumo de los mismos, y prevenir la anemia ferropénica con el consumo de carnes, pescados y  alimentos que favorezcan la absorción del hierro (cítricos), evitando el exceso de los que la dificultan (té, café), son parte de los consejos generales a seguir durante la gestación y lactancia. Asimismo se recomienda ejercicio moderado y al aire libre, evitando el consumo de tabaco y alcohol.

Por último, intentamos desmitificar y aclarar que “no es necesario comer por dos” y que no hay tampoco una ganancia de peso deseable igual para todas, que debe estar relacionada con el estado ponderal preconcepcional.

Para ello, se realizaron sesiones informativas en el Hospital Royo Villanova de Zaragoza y en el Hospital San Jorge de Huesca formadas por los profesionales más directamente implicados en la nutrición durante el embarazo y lactancia (Pediatría, Matronas, Ginecología y la Unidad de Nutrición), que atendieron las consultas y preguntas de las personas interesadas.